Artículos

Provincianismo

El enemigo del cosmopolitismo posmoderno o del internacionalismo (proletario) moderno, no es el nacionalismo sino el provincianismo.

Siguiendo con mi proyecto de presentar a economistas exóticos dentro del marco general de las relaciones entre Economí­a y Literatura, voy a traducir una parte de un texto del muy exótico y polí­ticamente impresentable Ezra Pound que, por razones polí­ticas relacionadas con su fascismo, estaba muy interesado en la Economí­a a la que dedicó no menos de 100 p áginas según mis c álculos, una cifra significativa para un poeta.

El 12 de julio de 1917 escribí­a en The New Age una pieza titulada Provincianism the Enemy. Después de citar al Flaubert de la Education Sentimentale afirma, como entrada a su ensayo, que el

PROVINCIANISMO consiste en:

a) la ignorancia de las maneras costumbres y naturaleza de la gente de fuera del pueblo, de la aldea, de la parroquia o de la nación de uno.

b) un deseo de forzar al otro a la uniformidad.

Para el poeta de Los Cantos Pisanos toda la Ilustración ( esa que paradójicamente le va a llevar años m ás tarde al fascismo como expresión de racionalidad) est á contra esto, tal como muestran los ejemplos de Galdos (sin acento), Turgenev, Flaubert o Henry James.

Para nosotros tiene interés la referencia a una historia concreta de Galdós:

un jóven ingeniero industrial de Madrid es finalmente llevado a la muerte por los señoritingos de ‘Orbajosa’ simplemente porque es de la capital y posee una educación.

Han pasado unos 90 años y este provincianismo sigue vigente y envenenando las relaciones internacionales y las personales. Muchas de las declaraciones de cosmopolitismo me parece que est án efectuadas por provincianos y muchas de los nacionalismos motejados de paletos me parecen lo m ás opuesto al provincianismo que denuncia Ezra Pound.

Quiz á ganarí­amos algo mirando a la cuestión del Estatut desde esta perspectica paradójica.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.