Artículos

Post invitado sobre PI

Marcelo del Campo envía un comentario al post de David Ugarte que yo utilicé como post en este blog reconociendo su autoría. Me parece de interés en cuanto que puntualiza, enfría el entusiamo antipatentes tanto de David como mío y amplía la discusión. Por esas razones lo cuelgo aquí como posts independiente reconociendo que es Marcelo del Campo el autor. Dice Marcelo:

«Lo que Marcelo quería decir» es; el nivel de I+D es resultado de estrategias empresariales que incluyen otros factores muy significativos además de los derechos de IP. De hecho, existe una amplia literatura sobre el secretismo y la difusión, que podrían hacer pensar que el sistema de derechos de PI es una alternativa socialmente valida, al facilitar la difusión pública de nuevos descubrimientos. (Lo cual entiendo que queda apuntado en el comentario de Luis).
Siguiendo a los propios Boldrin y Levine, en “Rent Seeking and Innovation” (2003) se introduce el argumento de las ventajas sociales de la difusión pública y del coste del secretismo, y se realiza un primer análisis de las ventajas e inconvenientes de la PI cuando se incluyen estos elemento. En sus propias palabras:
“There is however, a second argument in favor of intellectual property.
This correctly observes that rent-seeking is possible through the private sector
as well as the public, and that legal grants of monopoly may mitigate the
costs of private rent-seeking. This may well be possible….”.
y más adelante;
“While there are clear social dangers of allowing the government to grant
monopolies, ranging from the ease with which they can be concealed from
public scrutiny, to the corruption of the political system, as we pointed out at
the start, rent-seeking is possible in the private markets too. Hence the view
that patents are a socially valuable substitute for trade-secrecy. Granting a
legal monopoly in exchange for revealing the secret of the innovation is
one, apparently clean, way to make innovations more widely available in
the long run.”
La principal conclusión de este trabajo es que dependiendo del plazo por el que se confieran derechos de patente, podría existir un coste neto social de las mismas. Esto es, que el mero hecho de la utilización del sistema de PI no lo cualifica en un sentido o en otro.
Aunque los autores lo presentan de otra forma, un tanto interesante;
“Our results here point to the ambiguity of theoretical
analysis of intellectual property. It is clear, as we argue in this context,
that allowing the government to grant monopolies is extremely dangerous
– and we should require clear and compelling evidence before doing so.
Since theoretical argument is insufficient to settle the point, since empirical
evidence is almost non-existent, and since anecdotal evidence strongly
suggests that intellectual property reduces rather than encourages innovation,
there should be a strong presumption against patents and copyrights.”
Un argumento que se basa en el “extremely dangerous character” de la IP, lo cuál queda todavía por desarrollar.
Lo que si que logran establecer, como el resto de la literatura en el tema, es que existen elementos, que tienen que ver con el modelo de negocio, con un peso definitivo a la hora de determinar la conclusión del análisis sobre derechos de PI

Yo tengo mis comentarios al respecto; pero esperaré un par de días para ver si David y Luis quieren añadir algo.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.