Artículos

Paco Sosa (otra vez) y Leguina

Ya me hice eco del libro de los Sosa, padre e hijo. Lo vuelvo a traer a colación por dos circustancias. Porque se ha presentado por Joaquí­n Leguina en la Fundación Ortega y porque se me hace imposible no relacionar el Estado Fragmentado que los autores denuncian con la elegí­a del hombre fragmentado que intentaba ayer al comentar otro libro más antiguo.

Como lo fragmentado suena a fisuras o grietas y por lo tanto a fragilidad, no es de extrañar que los grandes machos eleven el grito al cielo bien sea porque el Estado se resquebraja o porque ya no hay hombres de verdad que se puedan definir de una sola pieza. El relativismo campa por sus respetos y la patria no es lo que era.

Sosa padre ha sido profesor de Zapatero y Leguina es de esa edad más o menos. Ambos ejemplifican lo que está pasando en el PSOE. Una simple cuestión generacional que no permite afrontar con claridad el desconcierto de la izquierda. Cuando el movimiento gay es más importante que la lucha de clases y cuando el nacionalismo periférico pone en juego la sagrada unidad nacional, lo que harí­a falta es un poco de autoridad jacobina sin fisuras y no lo que ofrece este jovenzuelo de Zapatero que no respeta la coherencia y encima habla de la España plural.

Y sin embargo los Sosa y Leguina se están quedando sin público, un poco como la Iglesia.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.