Artículos

No fue así exactamente

El otro día comentaba, hablando de la boina y como de pasada la anécdota de aquel matrimonio en el que marido y mujer no parecían pensar lo mismo respecto a aquel 19 de junio de 1937 en Bilbao. Me escriben un mail que pone las cosas en su sitio y que agradezco pues me permite aclararlas, justamente aquellas de hace tantos años y de ese tipo. Supongo que es el hijo de ese matrimonio quien me explica que su madre no consideraba el día ese como una liberación. Es cierto, me dice, que su catolicismo le inclinaba por el bando nacional a pesar de la nula comprensión que su marido sentía por las huestes de Franco. Y también es cierto, continúa, que a medida que pasaron los años se sintió libre para repudiar la dictadura, al menos en privado. Sin embargo parece, por algunos comentarios de la comunicación de ese hijo, que su madre procuraba que se le viera con sus hijos en los festejos oficiales. Pienso -ahora yo- que en aquellos tiempos oscuros a nadie se le puede culpar por procurar proteger el futuro de unos hijos. Era posiblemente una simple pulsión de vida. No es fácil ser resistente, pero tampoco debe ser sencillo aparentar un cierto colaboracionismo.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.