Más shirimiri

El fragento que les mostré el otro día dejaba ocultas las tres últimas estrofas. Hoy laa añado, pero con una «morcilla» que les reto a descubrir y que dedico a Salvador Barberá (una pista).

Con boina, barba y gabardina,
recorro el paseo Nuevo,
vivo en lo gris y respiro.

Mojado, llego hasta el puerto
y me meto por lo Viejo.
¡Cómo me sabe el buen vino de los cálidos pellejos!

Llueve y llueve. ¡Que se vayan
los hambrientos de una luz que al recortar fija y mata!
En mi país todo es magia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.