Artículos

Mahoganny

El sábado, es decir ayer, asistí en el Teatro Real a la representción de Ascenso y Caída de la Ciudad de Mahoganny unos 30 años después de haberla visto representada por primera vez en LA. Lo que entonces me emocionó,a pesar de tratarse de una produción menor y casi de aficionados, esta vez me ha dejado frío. No sé cómo tomarme la música de Weill y el libreto de Brecht , al menos en inglés, no me pareció que tenía fuerza, con una especie de verfremdungs effect efectivo, pero «misplaced». Una obra operística estrenada en el Berlín del año 30 debería hoy tener una fuerza que no apareció en ningún momento. Ya que el otro día hablaba de paradigmas y mencionaba el marxista quizá sea oportuno decir hoy que no hay ahí ninguna traza explotable de un paradigama inspirado por Marx. Es más bien una revuelta contra los valores desquiciados por la hiperinflación que, en su asencia, llevaron hacia un totalitarismo descerebrado. Es la parodia de esa época lo que hoy ya me es ajeno, a pesar de que la adoración del dinero destruye cualquier fraternidad hoy tanto como ayer.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.