Lucas y Mateo

Asistía el sábado a una boda católica y, entre las oraciones, escuché a Mateo 5,13-16 sobre la sal del mudo y la luz del mundo. Y la misma idea está en Lucas. Ambos textos, completados, se pueden encontrar aquí. En ambos se añade a lo que ese día escuché el siguente complemento:

Pues nada hay oculto si no es para que sea manifestado; nada ha sucedido en secreto, sino para que venga a ser descubierto.

Ambos incisos me transportan a la idea de transparencia llevada al límite. Una vez más la mano del hombre sirve para ejecutar los planes del dios de los cristianos, en este caso a través de la tecnología. Ya es imposible que algo permanezca oculto y, lo que se llama vida privada o intimidad también puede formar parte de esos planes divinos siempre que quede degustada en todo su sabor (malo o bueno) y sea desvelada en toda su claridad cegadora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.