Artículos

La vuelta de Ugarte

Nos asustó con su desaparición. Pero volvió y ¡con qué fuerza!

Primero nos habló de la bomba terrorista del 30 de diciembre. Lo que nos decí­a es que ETA se estaba quizá Alqaedizando en el sentido de que las nuevas generaciones ya estaban deformadas por la comunicación distribuí­da.

Sin embargo no decí­a lo que yo le he oí­do decir otras veces y que me parece pertinente. ETA se ha convertido, dirí­a D.U., en una franquicia. Cualquier grupo de jóvenes alevines de terroristas, quizá motivados por la mirada desafiante que yo proponí­a borrar al hablar de Txapote, deciden sembrar el terror y presentar su desaguisado como ceremonia de iniciación a ETA para que ésta les considere franquiciados de forma que puedan usar su nombre.

Y en segundo lugar: D.U. le llama la atención a Zizek por creer que en las relaciones entre las personas se puede distinguir entre las inmediatas y las mediadas. Ugarte desmonta el argumento de un plumazo. Todas las relaciones son mediadas. No hay forma de relacionarse solo entre cerebros y aun si la hubiere….

Le decí­a en un comentario que la distinción me parecí­a tan tonta como la que se usa, como si tal cosa, en el mundo de la crí­tica de arte. La distinción entre la pintura abstracta y la figurativa. Hay quien cree en que Las Meninas son figurativas cuando no hay nada más abstracto que figuras humanas en dos dimensiones

Wellcome back, David de Ugarte.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.