Artículos

ILUMINACIONES. XXVIII: ZURDO REPRIMIDO.

La gimnasia es una operación de self discovery o de soul searching. Uno descubre sus represiones encarnadas en los difrentes músculos y, al mismo tiempo, las consecuencias inesperadas de los esfuerzos realizados para compensar las represiones. Yo soy un zurdo reprimido y esto se nota en el desarrollo compensatorio de la parte derecha de mi anatomía y, finalmente, en el desarrollo comparado de los dos hemisferios cerebrales.

Tengo razones para pensar que yo nací zurdo. En los primeros tests psicotécnicos del colegio, hace más de cincuenta años, descubrieron que me manejaba con más seguridad con mi mano izquierda y que al mismo tiempo era más fuerte. Siempre he hecho algunas cosas con mi mano izquierda e, incluso en momentos tensos de mi vida- cuando quería ser otro – he intentado hacelo todo con la mano izquierda. Y, para más certeza, tengo un hija- Itziar- totalmente zurda que lo piensa todo de manera poco habitual. Pero yo le entiendo a la primera, lo que debe querer decir algo.

No eran aquellos tiempos como para significarse por nada, así que me convirtieron en diestro; pero como no lo era no tuve más remedio que desarrollar la musculatura de la parte derecha. Fuerza en lugar de habilidad y un desarrollo desmesurado de los biceps y los pectorales derechos que frenaron la altura del hombro. Y en el deporte el esfuerzo por el desarrollo de mi mitad derecha debilitó mi pierna izquierda que quedó practicamente inutilizada para el fútbol.

Pero el músculo hace al cerebro de forma que se me ha desarrollado más el hemisferio izquierdo que ha acabado siendo tan grande como el derecho que era el que me identificaba como de letras. Ahora soy también como de ciencias. Siempre he tenido una ventaja relativa en lo no verbal, lo concreto, lo no racional -como estas iluminaciones- y lo intuitivo. Pero después de compensar mi desventaja diestra con el desarrollo de la musculatura de la parte derecha de mi cuerpo he adquirido destrezas en lo verbal, lo abstracto, lo racional y lo lógico.

Todo este drama chusco fue forzado por mi madre en su empeño de que no destacara. En un ataque de arrepentimiento quiso que hiciera el bachiller de ciencias y el de letras simultáneamente, una prueba palpable de la represión. Así que he resultado un quasimodo físico totalmente equilibrado intelectualmente que lo mismo mata en venganza que razona serenamente con su verdugo.

Ciencias Y letras, constructivismo Y intuicionismo, fuerza Y habilidad, non fiction Y fiction, razón Y sentimiento, épica Y lírica. Pero ¿quién soy yo? La gimnasia me lo dirá.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.