Artículos

Iluminaciones. XV: O barbarie o competencia fraternal

Mi visita a Valencia para intervenir en un Ateneo de Bioética (el XI) con una ponencia sobre Ética y Economía resultó sincopado. Tuve que salir la noche anterior en tren ante la amenaza de cenizas volcánicas islandesas y volver también en tren por cierre de facto del aeropuerto de Valencia. La ida adelantada me sirvió para darme cuenta de que lo que había preparado duraba el doble de lo permitido por el programa. Eliminé de un tajo todos los ejemplos/casos y explicité el hilo conductor de mi discurso. Trataría, por un lado, de lo que la economía teórica plantea de ético incluyendo la mismísima forma de pensar en eEconomía así como la manera en que la forma de pensar condiciona la forma de actuar de las autoridades económicas. Y, por otro lado, trataría de exponer lo que esa manera de pensar puede ayudar a la conceptualización de algunas temas propiamente éticos, entre ellos la fraternidad. Pero a la mañana siguiente me topé con que tenía todavía menos tiempo del que pensaba la víspera y entré en pánico. Tenía que hacerme entender y nada mejor que subrayar el hlio conductor que recorría la tensión metodológica entre individualismo y holismo o, si se quiere, entre el egoismo del homo economicus y la comunidad identitaria como fuente de fraternidad. El miedo escénico actuó como un honguito alicinógeno y me forcé a hacerlo todavía más dificil concluyendo a gritos que donde en mi juventud decíamos «Socialismo o Barbarie» no teníamos hoy más remedio que gritar Barbarie o Competencia Fraternal. No se rían pero la noción de Competencia Fraternal tuvo mucho éxito. Durante el largo viaje de vuelta recobré poco a poco el sentido de forma que me dije:»a ver si consigo entender esa noción iluminada».

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.