Artículos

Iluminaciones X: Camus

Hace ya casi un mes, Jean Daniel ofreció una conferenca sobre Albert Camus en la Casa Encendidada. Fue presentado por J.M. Ridao. Según esta presentación los dos amigos se enfadaron con ocasión de la Guerra de Argelia; Jean reprochando su tibieza a su amigo Albert. En respuesta a la carta de disculpa del primero, Camus respondió: «Lo importante es que ambos estamos desgarrados».

Esta frase me descolocó de tal forma que no entendí casi nada de la conferencia de Jean Daniel. A pesar de ello tomé algunas notas que examinadas ahora casi no entiendo por lo que pienso que igual eran simples alucinaciones. Fíjense.

¿Cómo entender aquello de que «entre la justicia y mi madre me quedo con mi madre»? Parece una frase que contrastaría con aquello de que «primero es el derecho y luego el bien» (?). Pero en realidad no hay contraste sino complementariedad entre el derecho y la justicia. El derecho va primero pero cuando hay que ponerlo en práctica por parte de la Justicia hay que desconfiar y saber bien lo que realmente es importante.

Concedo que hasta aquí igual se entiende algo; pero a partir de ahora me limito a transcribir mis notas.

El fundamentalismo ya no es una trampa para la revolución puesto que i) las coaliciones son flexibles, ii) la revolución es casi individual y iii) en cualquir caso es cibernética, i.e. siempre cambia.

¿Lo entienden? Yo no.

Concluía: uno puede ser radical y no ser Sartriano, puede ser Camusiano. La clave está en la humillación.

Juro que estaba sobrio. ¿Podría alguien interpretar mi alucinación?

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.