Artículos

III: El origen de la vida

La conferencia sobre el origen de la vida a la que me refería en el post de ayer a efectos de distinguir entre el cómo y el porqué, me sugirió varias cosas que poco tienen que ver, en principio, con el relato nuevo que se desarrollará con o sin nosotros. Pero una mirada oblicua al problema de la elaboración de un relato nuevo,o quizá de varios no venga mal.

  1. Si para ser un ser vivo una de las características necesarias es que sea independiente, ¿qué ocurre con la hipotesis Gaia?. Es decir de qué podría ser independiente un objeto que lo es todo. ¿Del resto del universo? Esto nos llevaría a la idea de los universos múltiples que no es cosa de hoy pues al menos desde Leibnitz se habla de ello. Y nosotros no pudiendo salir de nuestro pequeño relato simple… Debemos mantener los límites de la ambición intelectual para que ésta sea fructífera. No queramos que el nuevo relato lo explique todo. Con un poco de luz bastaría.
  2. Esa idea de que en el origen de la vida hay un problema concreto de descodificación de unas proteínas por parte de otras, es una idea bien conocida que, además de originar la investigación en vida sintética, plantea algunas cosas literariamente interesantes.
    • En primer lugar nos damos cuenta de que en la descodificación hay errores y que estos generan la evolución que redunda en una enorme diversidad. Pero entonces nos podemos preguntar si no será la apelaión al error una forma escapista de explicación y si el hecho de que sea la evolución el origen de una especie de proliferación desbocada no es algo realmente obsceno.
    • En segundo lugar si la contestación a las preguntas anteriores fuera escéptica entonces tendríamos que aceptar que la diversidad es algo no solo bueno sino maravilloso.

Y ahora que lo pienso, este reconocimiento de la diversidad, quizá sirva para encarar de una forma nueva, y desde luego libre, la formación de un nuevo relato. Y digo esto no porque la diversidad de puntos de vista vaya a enriquecer la conversación (que también a la vista del post de María) y pueda acelerar la convergencia hacia ese relato nuevo único al que nuestra inercia intelectual nos encamina. No, lo digo para que nos demos cuenta de que igual lo bueno sería que varios nuevos relatos coexistieran para que vayan generando a su vez otros nuevos relatos adicionales. Si esto parece una herejía igual es porque pretende serlo.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.