Artículos

Fogonazos XXIX: Pink Floyd

pink-floyd-dark-side-of-the-moon-coverEl ritmo de campo te va pillando y acabas lo que llamaría adormilado, pero que igual es el estado de ánimo más receptivo. Pero ¿receptivo a qué? Pues a lo más inesperado. Escarbando entre papeles y objetos olvidados encontré ayer un cd de The «The Dark Side of the Moon» de los Pink Floyd, mi grupo favorito de juventud, recuperado quizá hace dos o tres años una vez reconocida la pérdida del vinilo correspondiente en cualquiera de las mudanzas. Lo oigo con unción y me ensimismo en alguna de las letras. Nunca había prestado atención a la de TIME, pero después de cuarenta años la encuentro apropiada a mi edad y al sentimiento de estos días lluviosos y algo tristongos.

TIME

Ticking away the moments that make up a dull day
Fritter and waste the hours in an offhand way
Kicking around on a piece of ground in your home town
Wating for someone or something to show you the way

Tired of lying in the sunshine staying home to watch the rain
You are young and life is so long and there is time to kill today
And then one day you find ten years have got behind you
No one told you when to run you missed the starting gun

And you run and you run to catch up with the sun but it´s sinking
Racing around to come up behind you again
The sun is the same in a relative way but you are older
Shorter of breath and one day closer to death

Every year is getting shorter never seem to to find the time
Plans that either come to naught or half a page of scribbled lines
Hanging on in quite deseration is the english way
The time is gone the song is over tought I´d something more to say

Home home again
I like to be here when I can
When I come home cold and tired
It´s good to warm my bones beside the fire
Far away across the field
The calling of the iron bell
Calls the faithfull to their knees
To hear the softy spoken magic spell

Aquí tienen la traducción al español. Me parece mala, pero no estoy seguro de que yo la pudiera mejorar. En cualquier caso mañana cogemos el TGV en Figueras y nos vamos a París en donde cenaremos con amigos y seguro rememoraré la alegría que sentía al cruzar la frontera en aquella juventud. Aunque me llevo el ordenador para estar conectado, no creo que pueda postear mucho. Ya les contaré a la vuelta.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.