Extraño entusiasmo

Esta normalidad y el entusiasmo, aunque éste no muy grande tienen algo de misterio pues no parece que en general vayan juntos. La normalidad genera más bien un cierto tedio y el entusiasmo parecería más bien algo ocasional. Sin embargo en este caso de Juan y Machalen es como si en los próximos años se fueran a ver de una forma siempre imprevisible y que esa época de imprevisibilidad se iba alargar mucho más de lo esperado. No es de extrañar por lo tanto que la vida de uno y otra fueran un tanto irregualares. Ni Machalen en su éxito artístico ni Juan en su proceso de cambio y su carrera docente e investigadora, vivírían una paz capaz de generar una vida entregada a otra persona casi siempre ausente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.