Artículos

Eureka

Puestos a hablar de sexo se me ocurre, complementando lo que ya he dicho aquí­, que el miedo del varón al orgasmo femenino, es el miedo a no controlar la medida de las cosas. Para un macho cualquiera, para mi por ejemplo, el orgasmo es la medida del placer como el metro es la medida de la longitud aunque no todos los metros sean exactamente iguales si nos ponemos detallistas. Tanto es así­ que otros placeres se miden por este placer fácil e incontrolable. El que quiera decribir el eureka no tendrá más remedio que acudir al metro del placer.

Ya sea porque finalmente has comprendido algo que se te escapaba, ya sea porque has dado con la expresión feliz que buscabas a tientas, ya sea porque, por fin, eres capaz de aportar un grano de sabidurí­a al acerbo común o un centimetro de leo bien pintado para el disfrute de la retina, o porque quizá allanes tu camino a la seducción mediante la palabra, el gesto o la mirada, la medida de todas estas cosas es el orgasmo. En la eyaculación gritamos ¡eureka!, sea lo que sea lo que musitamos o gruñimos.

Y esto grité cuando, en el camino que va desde la salida a Girona norte de la autopista a Francia hacia Palamós ,y después de haber pasado por Celrá y Bordils y haber dejado a tu izquierda la desviación a Flaí‡a sobrepasas el burdel color trucha aslamonada y tomas el camino hacia Torroella de Montgris y descubres de pronto la belleza de la tierra cultivada, del mar manchado de islas medas y el recorte en el cielo del obispo tumbado. Grité ¡eureka! y me quedé allí­ para siempre, en el pueblito de Foixá en donde me gustarí­a desaparecer.

Y el otro dí­a Félix de Azúa comenzaba un artí­culo en El Paí­s con esta misma descripción del paraí­so antes de enredarse con la destrucción urbaní­stica de la Costa Brava. Volví­ a gritar como quien, sudado, acaba y se tumba boca arriba. Ha sido un orgasmo suave, no el mejor de mi vida; pero encontrar un hermano es siempre una forma de domar el miedo, algo que merece un ¡eureka!

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.