Breves

El ridículo como arma antiterrorista

A raiz de un post de Jesús Zamora sobre la sentencia (absolutoria) de Egunkaria en la Audiencia Nacional se ha montado un interesante debate. Aunque repetitivo y lleno de malentendidos, merce la pena seguir su desrrollo. Pero en él no aparece el arma secreta contra el terrorismo que dos autores, Bartlett y Reeves han descubrierto en el Finacial Times. Se trata del ridículo. Según ellos poner en ridículo a Al Quaeda sería letal para esta calse de terrorismo y, uno supone, contra cualquiera. Me atrevo a decir que no encuentro ningún mérito a la propuesta. Creo que avivaría el odio y alajaría la posibilidad de una evolución conjunta de las sensibilidades. Y además, no veo cómo se puede ridiculizar el terrorismo y al mismo tiempo dar carta de legitimidad a variados ejemplos de violencia tanto en el plano de lo real como en el del imaginario.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.