El llanto de los árboles

Llega el otoño y hoy veo a los podadores-herodes descansando mientras se fuman un pitillo. Solo algunos percibimos el suave llanto de los árboles ahogado por esa máquina ramasefeuilles inventada para que el pueblo no perciba el rumor de la matanza. Un jóven adolescente de fina sensibilidad y bajo el influjo del plenilunio aprovecha el ruido para descerrajarse un tiro en la sien. Yo lo oigo. Los herodes continúan su trabajo de poda sin piedad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.