Artículos

El futuro del libro

Para mantener sus resultados empresariales los editores tienen que encargar libros gordos que justifiquen su precio inflado gracias a los derechos de propiedad intelectual llamados derechos de autor o copyright que, encualquier caso, ellos también disfrutan. Además tienen que pactar con los distribuidores y los libreros, especialmente las grandes superficies, la presencia de estas novedades «sin precedentes» en lugares súmamente visibles. Una forma cada vez más corriente de hacer esto en el mundo del ensayo es dirigirse a autores de una idea y empujarles a ampliarla hasta el tamaño de libro gordo cuando esa ampliación se podría hacer de manera más humilde, en un tamaño mucho más pequeño y en formato electrónico fácilamente convertible en papel para los viciosos que seguirán existiendo.A mi juicio este modelo no es sostenible pues no podrá competir con los bajos costes de editar el ensayo razonablemente ampliado on line y servirlo en papel bajo demanda. En este modelo del futuro ¿qué será de las librerías de barrio? Veremos.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.