EIRE otra vez

Sufro con EIRE, mi amante deseada. Y no tanto porque, como parte delos PIIGs, debemos mirarnos la ropa interior a ver si estamos presentables para acudir a la consulta del médico, sino porque amo a mi querida Irlanda. Lo he dicho muchas veces, pero en estas horas de tribulación me acuerdo del post que escribí sobre el gran Brendan Behan.Ni los mercados pueden vencer a un pueblo uno de cuyos hijos ( un «alcóholico con dificultades de escritura») dijo: «una ciudad es un sitio donde la probabilidad de que te muerda una oveja salvaje es mí­nima”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.