Constelación de Piscis

Dos horóscopos

Poco a poco la pandemia del coronavirus ha ido expandiendo sus efectos y los cuidados sanitarios correspondientes. Yo, en particular, llevo confinado desde el 14 de marzo, dos días antes de mi cumpleaños que, por primera vez, ha sido realmente significativo. He sentido que realmente mi vida va a cambiar y no solo porque ya toca retirarme de todas las tareas y dedicarme a descansar, sino sobretodo porque ese cambio es extrañamente bienvenido.

Como habrán comprobado por la fecha de mi cumpleaños soy un Piscis y en esta temporada de confinamiento he leído cuidadosamente mi horóscopo de distintos diarios. El reciente 22 de marzo les tocó a El Mundo y al ABC Este último dice:

Los nacidos bajo este signo del zodiaco entrarán en una etapa en la cual intentarán descubrir quiénes son, qué quieren y a dónde quieren llegar.

Y El Mundo se dirige a mí directamente:

Proyectos que tenías en mente no podrán salir como lo habías previsto, pero no te deprimas por ello, busca oto medio para sacarlos a flote.

Estas semanas han sido propicias para la reflexión y la lectura, juntas muy a menudo. Quizá por la edad y por el peligro sanitario, esas dos actividades me han obligado a recuperar muchos de las actividades de mi vida. Una breve recopilación bastará. Quise estudiar en el extranjero, saqué un par de doctorados y luego entré en la Universidad como catedrático e intenté publicar mis ideas así como ocupar puestos en dos universidades distintas a fin de mejorar su rendimiento, para finalmente llevar a cabo el intento de poner en marcha instituciones patrias y ejercitarme en el periodismo. Todo ello además de la creación de una familia y de una fundación así elcomo cuidado de las finanzas que permitieran a mis seres queridos vivir bien. Como se verá, durante mi vida he pretendido hacerme notar llegando a lugares destacados en cualquiera de esas actividades mencionadas. Es exactamente lo que correspondería a un Piscis en confluencia con Marte.

Ya he cumplido pues con lo que me correspondía según el ABC mientras que, según El Mundo, no debo darme por vencido, sino que debería examinar la posibilidad de encontrar los medios adecuados para sacar adelante los objetivos de siempre. Parecería que estas semanas podían haber sido la ocasión adecuada para repensar esos medios. Pero el resultado ha sido sorprendente.

Efectivamente. Me he dedicado principalmente a la literatura, una actividad aparentemente neutral que, sin embargo, ha servido para renunciar, lleno de agradecimiento, a cualquier deseo explícito. Solo quiero que termine esto pronto para que pueda centrarme de lleno en esa actividad tan literaria de Caminar.