Acolchando
Artículos

LVI: Debe ser la edad

acolchandoQue la crisis va a cambiar casi todo en nuestra manera de vivir se proclama por doquier. Se ponen muchos ejemplos en muy diversos ámbitos, pero en general se pone énfasis en los efectos de un incremento generalizado del grado de aversión al riesgo (una idea intuitiva pero que exige ciertos tecnicismos para su compresión correcta) de los agentes individuales debido al atracón de riesgo que muchos se han dado. Se menciona el Decrecimiento como una experiencia sanadora y si se descubre la [[decrecionismo|trampa de esa idea]], se nos refiere al necesario cambio en nuestro estilo de vida. Quizá hay algo en este sentido de culpa que no sea del todo tonto. Me refiero a la vuelta al campo de mucha gente joven que la ven como un cambio que permitirá convivir y educar a la prole con desembolsos razonables apoyados en ciertas formas de cultivo de tomates u hortalizas. Me interesa ese movimiento lateral, pero no creeré en él a no ser que en esa actitud vislumbre yo un poquito, aunque sea solo una pizca, del espíritu de Fray Luis de León en su Beatus ille:

¡Qué descansada vida
la del que huye del mundanal ruido
y sigue la escondida
senda por donde han ido
los pocos sabios que en el mundo han sido!

Pero ya no hay sabios sino solo científicos o, lo que es peor, especialistas o expertos. Y para vivir se necesita un marketing continuo de tu propio nombre. La sabiduría se me antoja imposible. Va se eso: la edad.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.