Lo ludico y lo serio

De lo lúdico y lo serio

Hace tres o  cuatro días topé, en la enorme mesilla de noche de mi dormitorio, con un librito de editorial Casimiro con un título intrigante. En portada se lee De lo lúdico y lo serio que se corresponde con el título de este post; pero interiormente se presenta como Over de grenzen van spel en ernst in der cultur (La historia de la cultura, el juego y la continuidad) publicado en el año 1933 en Holanda. No conozco la portada del original; pero en esta de la publicación en español aparece el Autorretrato de Rembrandt del año 1628 y que se encuentra en el Centro Getty de los Angeles

Debía estar ahí desde hace tantos años como los que me volverían a llevar a la época en la que me interesé por la Economía de la Cultura y publiqué varios trabajos en esa materia que he empezado a examinar sin vislumbrar ninguna referencia a su autor: Johan Huizinga (1872-1945). Pero finalmente he comprendido que mi memoria me ha jugado una mala pasada y que, si siento que la mezcla de lo lúdico y lo serio me recuerda a algo, ese algo debe de ser Conocimiento y Sabiduría, el título de mi próxima novela ya casi lista. En esta publicación el conocimiento estaría ligado a lo serio y la sabiduría a la la sabiduría.

Esta posible conexión me gusta pues Huizinga defiende que lo serio, para serlo realmente, debe estar infectado de lo lúdico y el protagonista de mi novela trata de acercarse a la sabiduría, su finalidad última a partir del conocimiento que acumuló en su  juventud tan entusiasmado como estaba por la ciencia especialmente si ésta estaba apoyada en la matemática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.