Artículos

Conversacion robada:el párrafo perfecto

El tren, por CaroLeía tranquilamente en el vagón de metro a cinco paradas de mi destino cuando escuché una conversación que me hizo abandonar el libro, cualquier título,esas páginas que siempre llevo conmigo para estos viajes subterráneos. Dos paradas antes había subido a este vagón un señor de unos 60 años que se topó de bruces con quien parecía, por el tono de los saludos mutuos, un viejo amigo de edad parecida. La salida de viajeros en la siguiente estación les dejó a ambos muy cerca de donde yo ocupaba un asiento y, desde hacía un rato, simulaba leer mientras escuchaba una conversación algunos de cuyos retazos me había llegado desde los primeros abrazos confirmatorios de que llevaban años sin verse.

-¿Y que haces ahora? -preguntó el recién llegado.
-Pues ya te imaginas, lo de siempre-contestó el ya embarcado en el momento del encuentro.
-Pero, dime, ¿tu no estabas en la Universidad?
-Pues sí, y allí sigo.

Supuse que había algo que no encajaba pues siguió un pequeño silencio.

-Pues entonces darás clase, no?
-Claro, claro…pero aparte de eso siempre he hecho lo mismo- pretendió zanjar el profesor.
-¿Y qué es ello? si puede saberse
-Pues mira, llevo treita años tratando diariamente, incluídos los sabados y los domingos, de escribir el párrafo perfecto.

Hubiera querido seguir escuchando, pero el amigo recuperado, aunque solo fuera brevemente, llegó a su destino y salió al andén. Era el momento de reabrir mi libro, pero no pude concentrarme y me quedé tan meláncolico, pensando que nunca se volverían a ver esos dos, que casi me paso de mi estación.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.