Artículos

Complejidad

Como resulta que en razón de los comentarios sobre Economics and Ontology IV a los que me obliga un amigo anónimo, estoy enredado en esto de la complejidad, voy a tratar de aproximarme al uso normalito que solemos hacer de ella mediante una breve aplicación de esa noción a los problemas polí­ticos que siguen ocupando al paí­s.

Comentan personas doctas que el asunto del Estatut se ha tratado en general con simplismo justamente cuando se necesita tener en cuenta su complejidad. Lo mismo me dicen otros conocidos en relación al alto el fuego de ETA. Quiero explicar, por lo tanto, lo que entiendo por Complejidad como algo preciso y diferente de la mera complicación.

Se trata de lo que sale de sistemas dinámicos recursivos que resultan en soluciones muy poco previsibles debido a la no linearidad que presentan como tales los sistemas recursivos.

Pues bien lo interesante es que la aparente y obvia situación actual de la discusión entre los dos partidos grandes en relación a los dos asuntos mencionados representa una situación muy propicia para esas no linelidades.

En efecto, lo que está ocurriendo es que, lejos de las apariencias, uno y otro discurso no están siendo simples, sino que lo parecen porque así­ se quieren disfrazar a efectos de dejar las armas preparadas para cuando el otro dispare su primera bomba. Lo que el otro hace, por lo tanto, debe analizarse no solo como un discurso simple, sino como un discurso que se elabora al a vista del discurso del uno que sabemos que no solo está diciendo algo referencial, sino preparando su reacción a lo que el otro vaya a decir… und so weiter.

He aquí­ pues la complejdad y el comportamiento aparentemente errático.

¿Qué ocurre cuando un sistema social se ha enganchado en la recursividad? Pues justamente lo que ocurre es que no se sabe lo que va a ocurrir.

Y aquí­ se nos presenta una disyuntiva. Si queremos novedades dejemos que es sistema siga enrareciéndose. Si queremos estar precavidos para ataques externos al sistema, tratemos de reiniciarlo; pero esto también está dificultado por la misma complejidad.

Así­ que malas perspectivas.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.