Coltán

Daniel BellonEl tántalo es, como ya sabíamos, esencial para el funcionamiento de nuestros aparatitos portátiles que nos conectan en una densa red de otros. Esta materia prima aleada nos hace rememorar la brutalidad del Congo cuando era belga y el grito del coronel Kurz allá al final de la novela de Conrad. El marfil y el coltán alimentan el horror. Pero el coltán es un elemento básico de la aleación que es el tántalo y en sí una aleación de colombita y tantalita. Y, mire usted por donde, Coltán es el nombre del último poemario de Daniel Bellón que, editado por la Biblioteca de Las Indias Electrónicas, fue presentado ayer en Madrid.
Apenas leo poesía y ayer entendí por qué. Necesito que me la lean. Pero cuando esto ocurre y el lector es el poeta mismo puedo sufrir un subidón peligroso para mi corazón maltrecho. Como me ocurrió hace menos de 24 horas cuando escuché Zonas verdes:

En el campo de golf césped
uniforme y obediente
yerba en el rincón rebelde
algas entre los oscuros pecios
cardones en las laderas
flores en la efervescencia
feroz de la primavera
líquenes de la paciencia
conciencia de la demora

Musgo de la resistencia

Este breve poema me produce un miedo horroroso a ser devorado lentamente por la naturaleza amable y el horror….me gusta.