Artículos

Citas del FT de ayer

Martin WolfLos miércoles es un buen día para comprar el FT por que Martin Wolf y John Kay escriben su columna semanal ese día. Siempre lo hacen con seriedad. Wolf sobre asuntos del momento y Kay sobre cosas menos inmediatas.

Martin Wolf decía ayer en su columna sobre el «pánico como algo totalmente racional» (un título paradójico como corresponde a un gentleman) que ahora entiende, por fin, cómo algo como la crisis de los años 30 pudo llegar a ocurrir:

Todo lo que uno necesita son economías frágiles, una política monetaria rígida, un intenso debate sobre lo que debe hacerse, una creencia generalizada de que sufrir es bueno, políticos miopes e incapacidad de cooperar y de ir por delante de los acontecimientos.

John Kay comenta el libro de R. Shiller que estoy leyendo Finance and the Good Life. Es muy recomendable leer a alguien que a pesar de todos los pesares sigue creyendo en el papel positivo del capitalismo financiero. Alguien que vio venir la crisis de las subprimes y escribió Irrational Exuberance, nos cuenta hoy en ese nuevo libro que las finanzas son como las «amas de cría» de un capitalismo que siempre es un niño al que no se le ocurre nada bueno. Y aquí me encuentro pillado, pues de la misma forma que defendí siempre el uso creativo y el desarrollo de las TIC en la Banca a pesar de la explosión de la burbuja puntocom, ahora pienso que no podemos negarnos a ver las inteligentes maniobras para controlar riesgos que nacieron en Suiza y Londres en los inicios de la industria del aseguramiento:

Los seguros han sido una mezcla de socialización de la mala suerte y de los animal spirits del jugador profesional

Me gusta esa mezcla aunque no pueda negar lo que tiene de verdad el final del artículo de J.K:

demasiado a menudo el motivo especulativo ha tendido a ahogar el espíritu del riesgo y los mercados activos han sido un motivo de inestabilidad más que de seguridad.

¿Soy un apóstol de los mercados? Pues sí, un poco sí, porque la falta de competencia es el origen de todos los males y el único sitio en el que se puede cantar a la competencia es en el contexto de una discusión sobre los mercados y siempre después de reconocer sus peligros. La cooperación de cuya falta se queja Wolf es un resultado quizá inesperado de la competencia. Cooperamos en preparar el campo de fútbol para jugar un partido a cara de perro.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.