Artículos

Blackstone sale a Bolsa

En algún sitio hace mucho tiempo, asombrándome de ese invento social incereí­ble que es el mercado, indicaba yo la maravilla que es que la Bolsa salga a Bolsa. Los mercados salen a Bolsa, se intentan comprar unos a otros y son objeto de mergers and acquisitions.

Hoy, y después de comentar en EXPANSION sobre la private equity, me emociona ver que una de esas compañí­as que sacan de Bolsa a otras para pulirlas, ponerlas resplandecienes y volverlas a vender, también sale a Bolsa. Los mercados cotizan la capacidad de mejorarlos, de limpiarlos, de hacerles cumplir con su misión.

Se trata de Blackstone ahora; pero ya hubo otros casos.

Lo que interesa, creo yo, es que algún dí­a una nueva compañí­a de private equity sacará de Bolsa a Blackstone porque se habrá dormido en sus laureles, porque su principal accionista y fundador es ya demasiado rico y porque la suavización de los ingresos que la cotización en Bolsa trae consigo adormila el seso como consecuencia de la falta de sorpresas.

La gloria del mercado, en la práctica, es que lo soluciona todo siempre de la misma manera. Y como construcción intelectual es ciertamente una institución osada y apasionante.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.