Bautizo en Kanala

Gunnard es bautizado en Andra Mari de Kanala con vistas al lugar más bello del mundo. La ceremonia me da para mucho.

Rafa me susurra un titular y una propuesta. Propone concretamente que las iglesias se cierren por falta de servicios y de salidas de emergencia. Su titular revela su conocimiemto de Walter Bemjamín. Es algo asi como «la pérdida de la fe en la época de la megafonía» (Bejamín:»la obra de arte en le época de su reproductibilidad técnica«) y tiene razón pues a través de un micrófono el sacerdote parece un árbitro de futbol, no un intermediario con Dios.

Y sin embargo, con o sin microfóno, yo me emociono cantando de despedida: «eskarrik asko Jauna, biozt biotzetik, eskarrik asko Jauna orain eta beti» pequeño mantra que no pienso traducir pues el euskera es una lengua oficial y además es obvio.

Y, para rematar, Rafa, con su perspicacia habitual, me hace notar a la salida de la Iglesia que, si bien el Padre Nuestro no ha variado en euskera, en castellano ya no decimos:»perdona nustras deudas como nosotros perdonamos a nuestros deudores» sino «perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

Es decir que perdonamos las ofensas, pero no las deudas. Muy al día, ciertamente.