Bañador 2

Esto se va a convertir en una serie. Una serie sobre trajes de baño pasados de moda que se han ido acumulando a lo largo de los últimos 30 años y que me traje al Empordà revueltos y metidos a presión en una especie de mochila militar. Inicié la temporada con el de los rodaballos amarillos con el éxito que ya conté . La continué ayer con otro parecido, pero mucho más aristocrático. El fondo azul añil era el mismo aunque más nuevo y menos desleído; pero, en lugar de peces, exhibía una muestra de flores de lis color zanahoria y de margaritas blancas. Nada que objetar por el público, pero es que ellos no saben nada. De reojo me ví en un cristal a modo de espejo y me ví como un atleta de 1.500 metros, especialmente por la camiseta que me cubría después del baño matutino y que califica a su portador de rino-centista según dice un pajarito que acompaña a un rinoceronte. Esa visión me hizo el día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.