Breves

Anticristo

No me atrevo a hacer una crítica cinematofráfica de Anticristo, un «bodrio» liberador y perfectamente transparente. Me escandaliza por su misoginia, por ubicar el mal en la mujer como parte de la naturaleza. Pero me encanta que alguien, por fin, muestre visulamente lo amenazante y aterradora que es la naturaleza, especialmente el parto de un ser vivo, y lo natural que es que nuestros peores sueños de niños tuviran que ver con cuentos de bosques llenos de animales inidentificables. Todo esto está recogido inmejorablemente en esta película de Lars von Triar. El Edén es el infierno y la naturaleza la iglesia de Satán. Esto solo ha sido captado por el Bosco en su Jardín de las Delicias, una evidente influencia visual. El epílogo nos muestra la transfiguración del personaje de Willem Dafoe en un ídolo liberador al que acuden los enfermos para ser curados dando así cuenta del título.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.