A Trancas y Barrancas 2: Seminarios y Mesas Redondas

En A Trancas y Barrancas 1: El Correo ha quedado claro que, para cuando llegué a Madrid, ya no dedicaba todo mi tiempo a la Teoría Económica pura a fin de mejorar mi c.v. académico, sino que mi interés se estaba deslizando hacia una mayor amplitud de temas y hacia un tratamiento menos técnico. Podría decir que me dejaba llevar por el granel en la esperanza de introducir una miaja de selección.

En el primer tomo de A Trancas y Barrancas, el denominado Malgré Tout, se incluye una última sección de conferencias, seminarios y mesas redondas que cuenta con 16 entradas cuyo texto no se incluye quizá porque a la sazón no las consideraba propias de un investigador ambicioso; pero que seguramente yo consideraba propiciatorias de una buena imagen para la Carlos III en cuya calidad yo estaba comprometido y que exigía un imagen reconocible. De ahí que en esas 16 intervenciones yo tratara de hablar de cualquier cosa atractiva en un tono claro y con ideas teóricas que un estudioso de ciencias sociales reconocería como económicas.

Esto era así incluso antes de mudarme a Madrid, como es el caso de dos intervenciones mías. La primera tuvo lugar en el Colegio Mayor Chaminade (Juicios de Valor y Economía, 1989) cuando todavía me debía a mi Universidad en Bilbao, pero que me sirvió para contactar con al menos un futuro catedrático de la Carlos III. La segunda fue ya en 1990 y ya estaba viviendo en Madrid y dedicado de lleno al posparto de esa Universidad. Sin embargo me había comprometido previamente a abrir el curso de la Facultad de Ecnómicas de la UPV y cumplí con mi compromiso con un demasiado largo discurso denominado Economía Posmoderna, lo que muestra por donde iba el inicio público de mi deriva generalista. Más tarde volví a mi antigua Facultad para intervenir en un Master del Sector Público que habíamos diseñado antes de que yo me fuera y que continuaba funcionando 4 años más tarde y diserté sobre La Reforma del Mercado de Trabajo.

Además intervine en instituciones varias por mi propio placer, admitido no sé muy bien porqué y que, en cualquier caso, también fueron ocasión para mi propaganda institucional. Cito las más intersantes indicando el título de mi intervención, I.V.I.E.: Simposio sobre Economía de la Cultura, 1990. Fundación Sabino Arana : El futuro de la Universidad en la Nueva Europa, 1990. Encuentro de Lógica y Filosofía de la Ciencia I: La Moda en Economía,1991. Cátedra Cantabria: Plan de Convergencia, 1993. Banco de España: Mesa Redonda sobre el Mercado de Trabajo, 1993. Residencia de Estudiantes: Las dos Culturas: Física y Ciencias Sociales, 1994. Fundación Ortega y Gasset: Presentación del Vol.1 de la Revista de Occidente sobre Consumo, 1994.

Todas estas menciones no agotan las 16 que constan en Malgré Tout, pero las que quedan son más académicas o simplemente ocasionales y su mención no cambiaría mi opinión sobre lo selecto que puede ser mi granel. Sigo pensando que, en las categorías tratadas en este post, no caigo en la mediocridad y sigo ofreciendo un granel selecto.