Artículos

«A día de hoy»

Que le cretividad abierta es algo deseable me parece obvio. Y me lo parece porque todos querríamos disfrutar de las invenciones en general, ya fueran productos científicos o productos culturales.

Circulan montones de argumentos falsos en contra de la «creatividad abierta» en los que no voy a entrar ahora; pero también son moneda corriente los argumentos correctos en favor de dicha «creatividad abierta» según los cuales compartir las invenciones puede ser una buena idea. Entre estos últimos argumentos hay uno irrefutable que aplica a un caso muy específico: no compartir el lenguaje es imposible. El lenguaje no puede dejar de ser «creatividad abierta» y todos tenemos aceso a él con lo que su creacion es un ejemplo notable de innovación continua.

Justo por esta razón no hay forma de evitar la proliferacón pandémica de no pocas creaciones o imitaciones ligüísticas realmente irritantes. No pienso ahora en el uso desmedido de «histórico» o «sin precedentes» que parecerían hacernos creer que vivimos en los albores de una nueva era. Pienso en algo más sencillo, en la expresión continuamente repetida de «a día de hoy». No sé si estoy perdiendo oído para el lenguaje; pero yo diría que es cuestión de los últimos dos años; pero ya sa ha extendido por doquier en detrimento de una variedad amplia de expresiones que expresaban lo mismo pero estaban acuñadas para adecuarse a la situción de que se tratara.

Notemos que yo deteste un nuevo giro del lenguaje no quiere decir que sería bueno tener un derecho de autor sobre expresiones nuevas o que haya que defender la autoridad de los diccionarios aunque sean oficiales.

mm

Juan Urrutia , economista y filósofo mundano. Bitácora en la red desde 2003.