Brindis por más memoria

en Artículos

Mas Memoria

Fui diagnosticado como sufriendo falta de memoria y desde entonces, además de seguir las indicaciones del neurólogo, he trabajado muy duro en recordar muchos asuntos viejos que quiero rescatar. He tenido éxito hasta tal punto que ya apenas si me quedan asuntos viejos por recordar. Así que mis esfuerzos van ahora camino de destapar nuevos asuntos olvidados.

Parece una paradoja pero no lo es: los grupos musicales que me recuerda mi hijo mayor como los grandes de los años sesenta y cuyo nombre no recordaba y cuyas canciones resultan ajenas a mi mente son un ejemplo de esos asuntos olvidados y que, por lo tanto no pueden servir como medida de mi falta de memoria. Los Chunguitos podrían ser un ejemplo de esos asuntos olvidados que ahora no tengo más remedio que recordar en sus detalles. Los Mitos podrían ser otro ejemplo, pero lo más curioso son asuntillos diminutos como el apellido de un tal Daniel, nombre este que he visto en algún anuncio de la tele y que corresponde a alguien que conozco pero cuyo nombre no puedo recordar. Se lo pregunto a mi mujer y no tarda ni un segundo en recordarlo.

Otro ejemplo de hoy es el nombre de un Premio Nobel de Economía que fue un profesor en los USA y que se dedicaba a la Historia Económica. De esto hace tantos años que no se si todavía está vivo. Voy a intentar encontrarlo en la red. Pongo en Google «Nobeles de Economía» y espero encontrarlo. Efectivamente se trata de Douglas North y murió a los 95 años en 2015. Pero lo curioso en cuanto a la memoria es que no puedo recordar si al final de su vida pasó por la Carlos III a donde llegó, de visita, desde la Universidad de Washington en Saint Louis, Missouri.

El resultado de todo esto es que ya se han acabado las conversaciones fluidas y, como consecuencia, las reuniones interesantes. ¿Volverán?