Ventana en otoño

en Artículos

¿Son mis vecinos irlandeses?

Desde la habitación en que hago gimnasia por las mañanas veo la casa y el jardín de mis vecinos recientemente incorporados a la zona de Madrid en donde habito. Ahora que comienza el otoño veo con toda claridad dos ventanas, una en cada uno de los dos pisos centrales del chalet de al lado. Esta mañana me he dado cuenta de que la persiana de cada una de ellas estaba subida exactamente hasta la misma altura que lo estaba ayer; pero con una precisión difícil de obtener por la mano humana. Me he quedado extasiado y he descubierto que así es todos los días. He empezado a temblar.

Mi temblor se debe a que he recordado de pronto aquella pequeña serie que publiqué en este blog y que denominé La Flecha Emplumadaa y que me llevó a sufrir la sensación de persecución por parte de la firma Skoda. En aquella ocasión todo terminó bien pues si bien la persecución era cierta resultó que esta empresa trataba de dar conmigo como descendiente directo de aquel señor que había regalado a su mujer al principio de la guerra civil española un automóvil de esa marca que le fue requisado por las fuerzas franquistas. Y, claro está, me pregunto si esta posible persecución de mis vecinos trata de darme algo o de quitarme algo.

Seguiré vigilando y si es necesario me presentaré en su casa a pedir explicaciones. Pero antes debo imaginar una cierta forma de vigilarles yo a ellos. Para ello he de fijarme en todos los detalles. Para empezar su jardín está protegido de la vista de los escasos peatones que caminan por la estrecha carretera mediante un seto de vegetales que ahora con el otoño se ha convertido en verde, rojizo y blanco. Casi todas las banderas tienen estos tres colores; pero en este otoño y este clima me recuerdan a la de Irlanda con sus tres franjas verticales con una franja blanca separando a la anaranjada o rojiza y la verde, evitando así los roces entre los representados por una y otra de estas dos últimas.

Que un país que durante muchos años luchó por librarse del U.K. y que, por fin consiguió su independencia, simbolice en su bandera el deseo de paz entre unos y otros, católicos y protestantes, es digno de admiración y de enseñanza en estos días convulsos en los que vivimos.