Fuego - San Juan

en maxiposts

La noche de San Juan

Hace un calor excesivo y, por ello, no puedo salir de casa a pasear hasta que el sol se desplace unos grados hacia el horizonte de occidente. Ayer pagué bien mi inexperiencia esperando en la agencia de viajes del Corte Inglés a que llegara mi turno para despachar con mi agente favorita que en poco tiempo nos reservó el hotel que queríamos para nosotros y nuestros amigos en Biarritz a mediados de julio. Esperé sentado bajo el aire acondicionado con mis papeles en la mano. Creí que estaba venciendo al calor; pero para cuando terminé mi encomienda y salí a la calle sentí dolor de garganta y el comienzo de un extraño constipado que aun me dura.

Creo pues que no voy a poder acudir a la celebración de la noche de San Juan y saltar hogueras en el día más largo del año. Esto es algo que hacía de pequeño en Getxo y mucho más tarde cuando mi hija menor la celebraba en su colegio ya en Madrid. Dentro de unos días se casa y me parece que, en esa situación ya no me apetece insistir en costumbres sin sentido.

Y efectivamente celebrar lo que sea no me tienta estos días pues ese matrimonio que, si bien celebro por ser de su elección, a mi me hace sentir como si «todo hubiese terminado». He hecho muchas cosas en la vida y algunas me han salido bien y me han proporcionado alegrías. Pero ahora ya a mi edad no siento que tenga algo por hacer y lo único que se me ocurre es decir «ya está». Para esos no necesito saltar hoguera alguna.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.