en miniposts

El atractivo de una «causa»

Solo faltan cuatro días para el 1-O, ese día en el que se celebrará o no un referendum en relación a la independencia de Cataluña. Tal como están las cosas no es fácil predecir el resultado y muy posiblemente la participación no será la que hubiera sido en con otras circunstancias. En cualquier caso tal como se han desarrollado los acontecimientos es como si nos encontráramos con dos «causas» frente a frente: la unionista y la independentista.

Todos los argumentos utilizados por unos o por otros son interesantes e incluso importantes; pero lo que quisiera señalar es que ningún grupo de argumentos utilizados por unos u otros conforman una «causa» por la que algunos estén dispuestos a morir. Y esta actitud y solo esta es la que transforma unos argumentos en una «causa».

La cuestión de la independencia ha sido a menudo el fondo de una o dos «causas», la de los rompedores y la de los conservadores y entre los unos y los otros han contado siempre con héroes de una «causa». En el mundo actual en el que el número de países aumenta y su tamaño disminuye (tal como nos dijeron Alesina y Spolaore) esto de la independencia está quedando antiguo como origen de «causas» heroicas. Vamos poco a poco hacia una confederación mundial y en una confederación mundial una «causa» cualquiera puede movilizar tanto y tan poco como un campeonato de futbol.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.