• Artículos

    Dices que quieres una revolución?

    Ni Daniel Cohn- Bendit, ni Rudi Dutschke ni Mario Savio aparecían por ninguna esquina de la exposición y solo las efigies de Che Guevara y de Mao daban fe de que esta convulsión no se acabó, ni se empezó, con el amor libre y un cierto comunitarismo. Fue un momento de verdadera convulsión mundial y nosotros estábamos allí, sufriendo la invasión de Camboya decretada por Nixon.

  • Artículos

    Ideas nuevas y planes para el futuro inmediato

    Enrique Ojembarrena, me dice que escribir es ser uno mismo y que por lo tanto cabe cualquier cosa en una pieza literaria. Además me dice que me falta entender a la mujer como una sola entidad junto con su hombre. Y sobre todo tiene la amabilidad de escuchar mis comentarios sobre la secuela de mi primera novela.