en miniposts

Contra balbucear lo inefable

260px-Ludwig_Wittgenstein_by_Ben_RichardsHablamos demasiado. De todo: de cultura, de arte, de finanzas, de corrupciones varias, de presupuestos, de Cataluña, de Ucrania, de Hong Kong, del Estado Islámico, de la comisión Europea, de la austeridad, del cine español, del teatro, de los recortes en todos los renglones, de la pobreza, de la desigualdad y de mil otras cosas más. Y de todas ellas hablamos como si no tuviéramos conocimiento de causa, balbuceamos simplezas y nos repetimos hasta la nausea. Rara vez lo hacemos a partir de «first principles», tal como sugería deberíamos hacer hace un par de posts y, en consecuencia, no podemos ni siquiera entendernos entre nosotros. Y la razón de todo esto está en que, en general, esos principios básicos son inefables. Deberíamos recordar el final del Tractatus de Wittgenstein y afirmar que «De lo que no se puede hablar hay que callar». Es decir, «Wovon man nicht sprechen kann, darüber muß man schweigen». ¡A ver si así se entiende!

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.