en Breves

París

1er mai, place Victor-Basch, Paris, 1950Escribo por obligación, porque no quiero París alguno que me distraiga de mi blog; pero esta vez París me ha decepcionado. Mucho de todo, poco de calidad. No brilla y no consigue elevarte el espíritu a pesar de que desde que llegamos nosotros sale el sol entre las nubes. Las calles no están limpias y las huellas del botellón son más visibles que, por ejemplo, en Madrid. Lo más moderno en ópera es «Einstein on the beach» y en teatro no hay nada apetecible. Quedan las exposiciones de arte, pero las colas son enormemente largas. Los restaurantes son siempre buenos y muy caros. Lo mejor es pasear y reconocer los lugares como si acabáramos de volver de la guerra.