• Breves

    Un par de lágrimas

    Los años de plomo pasaron y llegó una época menos dura, pero tampoco idílica, allá por mediados de los noventa. La Ertzantza me llamó a su cuartel de María Díaz de Haro y me dijo que, aunque lo que ellos (no ellos sino «ellos») tenían de mí no era el resultado de un seguimiento sino mera información de medios públicos, les parecería prudente por mi parte no tener unas costumbres demasiado regulares. Más en concreto y puesto que en la época yo venía a Bilbao cada quince días por cuestiones de trabajo, me recomendaron no dormir en mi casa cada vez que viniera por aquí. La siguiente vuelta a Bilbao…

  • Artículos

    On the road

    He pasado un día completo y lleno de vida, mucho mejor que mis días de concentración en una oficinita con todas las facilidades para pensar. Un buen trayecto interurbano en autobús me rejuvenece más que horas y horas de entrenamiento físico.

  • Bruno Mallart, collage
    Artículos

    LXXVII: Garicano en la Fundación del Pino

    Indagar qué se esconde bajo esa denominación tan socorrida de «institución», se me antoja interesante y urgente especialmente para aquellos que coincidimos con Garicano en la importancia de la reforma institucional que puede incluir casi todo lo que se nos ocurra desde la educación, desde luego, hasta la Justicia pasando por otros poderes del Estado que tampoco andan muy finos, y no eludiendo la cuestión de la organización descentralizada del poder.

  • John Kay
    Artículos

    LXXV: Buenas maneras o sustancia

    Las buenas maneras han abierto muchas puertas a la economía que ha penetrado en los entresijos de posibles explicaciones de fenómenos sociales en principio ajenos al corpus básico como son, ejemplos paradigmáticos, el matrimonio (o su ruptura) o el suicidio.

  • Herencia
    Artículos

    LXXIII: Flujo de herencias y el impuesto de sucesiones

    El impuesto de sucesiones no debería reducirse en estos momentos, sino posiblemente incrementarse justamente porque a medida que la tasa de crecimiento es menor tal como ha llegado a ser en Europa el impuesto de sucesiones debería incrementarse a fin de no dañar la igualdad de oportunidades

  • Artículos

    Love letters y los Brueghel

    Sí, París está decaído como esas mansiones llenas de dorados a los que no se les ha frotado desde hace mucho tiempo. Le falta brillantez, de acuerdo, pero París sigue siendo París e incluso de una manera más auténtica, menos turística. Hasta es posible que los parisinos lleguen a ser amables.

  • Breves

    París

    Escribo por obligación, porque no quiero París alguno que me distraiga de mi blog; pero esta vez París me ha decepcionado. Mucho de todo, poco de calidad. No brilla y no consigue elevarte el espíritu a pesar de que desde que llegamos nosotros sale el sol entre las nubes. Las calles no están limpias y las huellas del botellón son más visibles que, por ejemplo, en Madrid. Lo más moderno en ópera es «Einstein on the beach» y en teatro no hay nada apetecible. Quedan las exposiciones de arte, pero las colas son enormemente largas. Los restaurantes son siempre buenos y muy caros. Lo mejor es pasear y reconocer los…