en maxiposts

Cosas que pasan en Colorado

6a010535f73ca8970c010536c5ef4f970cHace una semana acababa de terminar la reunión del Aspen Institute España en colaboración con la Universidad Carlos III de Madrid y me recuperaba de unas conversaciones cruzadas sobre Investigación, Política y Economía que, debido a la altura intelectual y a la diversidad de puntos de vista resultaron , además de agradables y sumamente interesantes, agotadoras. No sé si para todo el mundo, pues había un buen lote de gente joven, pero desde luego para mí.

Sin embargo para mí esa jornada tenía, además, un valor sentimental pues mis años en Colorado fueron quizás los más felices de mi vida. Esto incluye los días que pasamos en Aspen precisamente leyendo la Montaña Mágica pues se nos ocurrió que no había sitio mejor fuera de Alemania para enfrentarse con esa compleja obra. Aspen no está lejos de Boulder, sede de la UC, en donde yo trabajaba en mi doctorado, daba clases secretas de marxismo americanizado a chicanos que no las tenían todas consigo en los EE.UU., tomaba clases de cine (ya lo he contado mil veces, por ejemplo aquí) con Stan Brakhage y asistía boquiabierto a, por un lado, el devenir cotidiano de un estado democrático que me respetaba como si fuera un ciudadano más y, por otro lado al pleno desarrollo de la contracultura. Todavía hace poco tiempo encontré entre papeles viejos el primer número del The Whole Earth Catalogue.

Así que la excursión a Aspen aprovechando unas vacaciones de Semana Santa son un hito de aquella juventud omnipotente que me ha venido al recuerdo con ocasión de esta reunión de hace una semana. Y es que, además, últimamente llegan noticias de un renacer del espíritu progresista de aquellos años en Boulder, no necesariamente en todo el Estado, tradicionalmente conservador. Lo último es esta freakada que se me había escapado pero que ha sido recuperada por QM. Esto de lazar tus cenizas sobre y más allá de las Montañas Rocosas no es una mala terminación para una vida libre de alguien que como Hunter Thompson no se asustó ante lo que la vida apuntaba por aquel entonces y vivió tal como le dictaba lo que salía de su pluma: escribiendo a lo gonzo

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.