en maxiposts

Se acerca el fin

convenxo-y-cóncavoLes recuerdo las dos pinchazos en mi brazo y en mi tobillo, dos lugares desprotegidos. Creo que comienzan a surtir efecto. Me duermo con facilidad a pesar de haber renunciado a mi somnífero diario y, lo más serio, ayer tropecé bajando las escaleras que conectan los dos pisos. Si hubiera tropezado dos escalones más abajo es posible que hubiera caído hasta la planta baja sorteando los débiles cables que refuerzan la barandilla y que hoy estuviera en urgencias otra vez.

Bien pensado quizá urgencias, o mejor la UVI, fuera el lugar más seguro para alguien acosado por fuerzas sin identificar. El más protegido y también el más aseado porque estoy empezando a babear inconscientemente. Cuando me doy cuenta de ello porque la baba se me cae sobre el periódico o sobre este teclado me entra lo que antes era una ira sorda y ahora es más bien una aceptación perruna e impropia de la dignidad humana. Es incluso posible que llegara a hacerme amigo de una enfermera y le convenciera para que fuera vertiendo poco a poco mi veneno casero en el oído derecho en el que parece que se cuela cualquier cosa a juzgar por la experiencia del nadar diario, por cierto cada día más escueto.

Pero eso de la UVI no va a ser posible y voy a tener que atrincherarme en casa. No ya en la parcela que aunque bien cercada es vulnerable, sino en el edificio principal, en la propia masía, apagar la luz del jardín para que crean que no hay nadie en casa y entren al atardecer mientras yo les espero con mi cerbatana corta con el dardo bien pulido presto a ser disparado. Todo esto va a acabar con un asalto a mi casa con las dos nórdicas de ojos vidriosos al frente de una pequeña turba de expertos en cerbatana vestidos de ciclistas.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Guerra

    […] permanezco encerrado esperando poder huir de esta trampa mortal en la que he caído sin saber cómo podría ganar algún […]