en maxiposts

Una cita indirecta de Rilke y las cadenas de la autoría

sta angelaRainer Maria Rilke pasó unos meses en España entre los años 1912 y 1913. Visitó Toledo, Sevilla y finalmente Ronda, desde donde escribió unas «Cartas y Poemas» que ahora edita Pre-Textos junto con la Real Maestranza de Caballería de Ronda bajo el título de «En Ronda». Cualquiera interesado en el proceso creativo el autor de las «Elegías del Duino» aprovechará su experiencia interior en un momento importante de su vida, la crisis de los cuarenta, y la lectura del texto le deparará alguna sorpresa en relación a su poesía.

Sin embargo lo que hoy deseo es copiar aquí una cita que Rilke usa al menos dos veces en su correspondencia, la última en una carta a Lou Andreas-Salomé. Se trata de un párrafo de las «Instrucciones» de Santa Angela de Foligno cuya traducción del francés reza como sigue:

Si todos los sabios del mundo y todos los santos del paraíso me abrumaran con su consuelo y sus promesas, y dios mismo con sus dones, si no me cambiaba a mí mismo, si no surgía de mi interior una nueva obra, en lugar de hacerme bien, los sabios, los santos y dios, exasperarían más allá de lo imaginable mi desesperación, mi rabia, mi tristeza y mi ceguera.

No hay mejor prueba de la importancia de la autoría que esta protesta de una dócil mística que, en principio parecería que habría de olvidarse de sí misma. Las cadenas son una cárcel de la que no se escapa.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • ¿El camino de la sabiduría?

    […] y careció de timón, siempre viajando sin destino fijo. Se trata de Rainer Maria Rilke del que Javier me había hablado en alguna ocasión y justamente en relación al asunto de la autoría que se esconde debajo de la […]