en miniposts

Fogonazos. XXV: Desaparición papal

benito-xviDespués del extra omnes, en cualquier momento nos enteraremos que hay fumata blanca y que un nuevo papa ha sido elegido mediante un método cuyas caractrísticas precisas desconozco, pero que debería ser estudiado or los especialistas en Social Choice. Pero no es eso lo que ahora me intriga. Confieso que, por un lado, lo que me irrita es la posibilidad que se ha autotorgado Ratzinger de bajarse de la cruz. Típico de un intelectual y totalmente impropio de un pastor de almas que incita a otros a dar la vida por Dios. No llego a entender cómo, con qué autoridad, se lo ha otorgdo a sí mismo. Pero, por otro lado, no me siento llamado a entenderlo sino más bien a pensar en esa bendita soledad de Papa Emérito que se ha otorgado a sí mismo el intelctual, una soledad que le va a permitir escribir tranquilo mientras es cuidado con esmero por varias monjitas. Supongo que no usará correo electrónico con lo que sus trazas se desvanecerán como las de un forajido en la arena del desierto de Arizona. Quizá es la única persona que puede conseguir ese desvanecimiento que tantos persiguen desde el difunto Salinger a Roth pasando por Osama Bin Laden

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.