en miniposts

Fogonazos. XVII: Concierto de estays

getxoEntre el concierto de año nuevo de Viena y el concierto de estays en el puerto de Las Arenas en Getxo me quedo con éste último. Este nuevo año los veleros están menos apiñados que otros años y creo que se debe al apañador de este concierto que, sin saber ni qué día exacto ni a qué hora, siempre tiene lugar estos días en los que es muy raro que no haya una buena ventolera del oeste. Los estays chocan contra el palo mayor al que se supone ayudan a mantenerse y resuenan de maneras variadas dependiendo de la longitud del palo, de material del que esté hecho y del diametro de su sección, así como de la fuerza del viento o, mejor dicho, de la fuerza de las rachas. El grueso de la orquesta está a cubierto dentro del pequeño puerto, pero unas docenas de botes anclados aquí y allí y no a cubierto del todo dan el contrapunto de una pequeña sinfonía desordenada y bella. Abro la ventana y la cacofonía desordenada se mezcla con la conversación de los paseantes del muelle. Es como si al afinamiento de los instrumentos de una orquesta antes de que haga su aparición el director se unieran los trinos de los solistas detrás del telón. Ese momento mágico en el que dejamos de pensar, limpiamos el cerebro y se sosiega el alma a la espera de un comienzo. Tanto más bello cuanto más tarda en llegar el comienzo y aquí, de verdad, no llega nunca.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.