en miniposts

Medios materiales y límites lingüísticos

abismoCuando la acuarela sobre papel nos deja con ganas de más, tal como es el caso de Egon Schille (1890-1918) en la exposición del Guggenheim Bilbao, uno entiende que la materia es importante y que la usada en la muestra bilbaina es adecuada sólo para ese cuadro raro de título maravilloso: Mein wandelweg führt abgründe: «Mi paseo me dirige al abismo». Así es, cuando no eliges bien el material con el que trabajar no puedes estar a salvo de caer en abismos en los que solo a veces encuentras un tesoro. Y si quieres ser sabio aprende a callar cuando nada puedes decir. Ante lo ocurrido en Newtown y especialmente ante la verborrea que tenemos que sufrir en los medios, a uno se le ocurre decir solamente una cosa que ya dijo Ludwig Wittgenstein (1890-1951) en la última línea del Tractatus: «Wovon man nicht sprechen kann, darüber muss man schweigen»: de lo que uno no puede hablar es mejor permanecer callado. Si elgimos bien nuestro material y aprendemos a racionar nuestra palabra podremos quizá no avergonzarnos de nosotros mismos.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Desvergüenza intelectual | elDronte

    […] muchos ejemplos, desde el periodismo internacional a los estudios culturales. Al final, si no elegimos bien nuestro material y caemos en la logorrea, nos avergonzaremos de nosotros […]