en maxiposts

¡Esto es lo que hay!

Tertulia televisivaEsta es otra de las expresiones que detesto como la de «las ideas claras» u otras de similar calaña. Ya publiqué un post sobre estas expresiones que detesto y, ahora puedo decirlo, sigo detestando. Incluso escribí concretamente sobre la expresión que da título a este post. Pero se la atribuía a mujeres jóvenes en sus conversaciones por la calle. «Esto es lo que hay» sin embargo se ha generalizado y se emplea mucho entre tertulianos en debates relacionados con las medidas de austeridad. No habría otro remedio que recortar aquí y aquí puesto que -otra vulgaridad- «no se puede gastar más de lo que se ingresa».

Ni que decir tiene que esto último depende de la capacidad de endeudamiento de la economía de que se trate y esto depende, tal como dijimos hace un siglo en relación a la crisis del petróleo (Gallastegui Zulaica M-C., Urrutia Elejalde J-R.- Crisis, teoría económica y margen de maniobra. N° 25 H.-S. – Septiembre-Octubre-Noviembre 1983), de la capacidad de esa economía de generar valor añadido. En qué medida esa capacidad depende del límite de crédito, que da una medida del margen de maniobra, es otra cuestión que no solo depende de la capacidad productiva y de la productividad. ¡Esto es lo que hay! Uy, ¡perdón!

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Webmenciones

  • Basta de realidades, queremos promesas « DUDAS

    […] mandatarios que sí, por cierto, que sí nos representan. Es el territorio de los leguleyos, del “esto es lo que hay”, de “la que está cayendo” y de las […]