en maxiposts

Descubrimientos arqueológicos 0: El corredor neoclásico

Leijonhufvud via http://hayek.ufm.eduQuizá la proximidad del fin que, aunque no determinado, cada día está más próximo, me lleva a rebuscar en la montañas de papeles desordenados, reprints,cuadernos de notas y otras formas de basura acumulada durante décadas, esos pedacitos de historia personal que te consuelen un poco. Así que en esta especie de busca barojiana encontré el otro día unas 20 hojas amarillentas sujetas en orden por un enorme clip herrumbroso que se titulaba Excess Demand Failures. A (further) Methodological Comment.En esa nota se habla del Corredor Neoclásico y está fechada en Bilbao en 1974. El propio texto afirma que fue escrito en Los Angeles en el verano de ese año de manera que está apunto de cumplir 38 años.

Las peripecias de ese texto tienen su interés detectivesco que remita a mi propia biografía, pero eso solo me importa a mí. Lo que a estas alturas puede tener un interés mayor y más general es la utilización de ese texto para comentar lo que dessde hace mucho se llama la dependencia del recorrido de las ideas publicadas. A los productos de este fenómeno se les suele llamar “sleeping beauties” y pienso ahora que muchas de las ideas que subyacían a mi nota constituyen un ejemplo de bella durmiente suficientemente cercano en el tiempo como para que muchos lo recuerden todavía y como para qué quizá se le pueda despertar especialmente al socaire de sugerencias que reclaman empezar de nuevo y de otra manera.

Todo esto es casi un programa de trabajo y, en cualquier caso, va a llevar tiempo, así que iré por partes. En el siguiente post de esta serie sobre descubrimientos arqueológicos recogeré todo lo que he dicho sobre, y el uso que he hecho en estos años de crisis y en este blog, de la noción de corredor neoclásico que debemos a Leijonhufvud. En posts subsiguientes comentaré el trabajo arqueológico que al respecto he detectado, ofreceré mi interpretación del olvido de esta forma de pensar la economía y discutiré los cambios de ritmo y método que parecen demandarase desde circulos nada esotéricos. Y en ese punto finalmente presentaré mi nota macilenta como ejemplo de algo olvidado que se explica poor las sugerencias apuntadas y que, curiosamnete estaría en línea con la nueva forma de pensar que se demanda.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. mmm… está muy literario… está usted con acierto adentrado en la novela psicológica. Me gusta. Dentro de cada uno hay una gran novela esperando. Solo es ponerse, no sin antes apuntar al genio-lámpara 😉

Webmenciones

  • Fogonazos. XLIII : Let us wake up to beauty 8 marzo, 2012

    […] de cuarenta años, el descubrimiento arquológico del que escribí varios posts empezando por este y terminando por este otro. Podrá encontrase próximamente como un trabajo en curso con el mismo […]

  • Hacia un nuevo relato. XIV: ¿A dónde va la economía? 8 marzo, 2012

    […] ahorrado muchos fallos interpretativos en estos años. Me he referido a ellos en la serie sobre un descubrimiento arqueológico. Pero vayamos poco a […]

  • Descubrimirnto arqueológico: FIN « Juan Urrutia 8 marzo, 2012

    […] presentación dramatizada de esas hojas amarillas que encontré entre mis papeles tal como relaté aquí. Mi intención tenía algo de intención autobiográfica, pero sobre todo pretendía entender cómo […]

  • Descubrimiento arqueológico.1. El corredor neoclásico en el blog (y d) « Juan Urrutia 8 marzo, 2012

    […] Y, de esta forma, acabo este recordatorio de lo dicho en este blog sobre el corredor neoclásico en los últimos cuatro años. En los próximos días escribiré sobre la interpretación canónica de la desaparición de la economía del desequilibrio y, para terminar publicaré como work in progress el texto que dio origen a esta pequeña saga y al que hice referencia en su inicio. […]

  • Ciencia y abundancia 8 marzo, 2012

    […] al del modelo «winner takes all»: focalizando la investigación en las corrientes dominantes y dejando innecesariamente fuera caminos fructíferos. ¿Las alternativas «abiertas» bastarán para abrir la ciencia al camino de la abundancia? […]