en miniposts

Costa Concordia

El International Herald Tribune utiliza el escoramiento del Costa Concordia como una metáfora de la Italia de hoy. El capitán que abandonó el barco en contra de todas las normas y del honor de la mar sería representativo de la Italia de Berlusconi (ojo a la ucraniana que parece estaba en el puente de mando con él-esto no lo dice el IHT) y el otro capitán, el que controla la navegación en esa parte de la costa de Toscana que incluye la isla de Giglio, podría representar la forma de hacer las cosas que unos llaman tecnocrática pero que seguramente son simplemente ortodoxas de Mario Monti. ¡Bien trouvé!, sin duda, pero para mi el escoramiento es una metáfora del capitalismo de hoy, después de cuatro años de crisis financiera. Se hunde por estar escorado y eso ha ocurrido por querer construir los buques con demasiadas cubiertas, es decir por falta de razonable dimensionamiento de las cosas y porque la gente está mal distribuida entre la cubiertas, unos arriba y otros abajo. O los nivelamos o los remedios inmediatos serán simples arreglitos temporales.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Otra parte de la metáfora sería hablar de las condiciones laborales de las personas que trabajan en los cruceros, muchas de las cuales tienencomo único sueldo verdadero las propinas y unas normas bajo la legislación de Bahamas o similar. ¿Como pedirle a la triipulación que gestione una situación extrema, si no se le ha formado para ello, y además tienen salarios de mierda de esos que te hacen dificil identificarte con la empresa…Sí el crucerito es una buena metáfora. Otra parte más: será el erario públioc el que tenga que pagar las consecuencias ecológicas del desastre.