en miniposts

El “negro” Alemany

Junto a Matas exulta siguiendo el juicio en el que tendrá que explicar qué hizo con unos cuantos cientos de miles de euros por escribir los principales discursos de dicho Presidente Autonómico y Ministro. Lo bonito es que luego este “negro” escribía en El Mundo con su nombre elogiando los discursos de su “jefe”. Si se ríe es porque nadie sabrá nunca cual de los dos, o los dos (u otros que ignoramos) era o eran el, los, verdadero Negro: si Matas o Alemany.

Escribe un comentario

Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  1. Gracias a una fuente perfectamente informada te puedo confirmar que el pensamiento de este sujeto sobre sus actuales circunstancias no incluye el menor atisbo de reflexión metafísica: se considera a sí mismo un mero profesional de la escritura que en su día alquiló su talento a un gobernante, del mismo modo – y a la vez – que lo hacía para un periódico (sin que, según él, esta concertación debiera extrañar a nadie) y que su actual padecimiento no es más que un daño colateral consecuencia de los comportamientos irregulares de terceros, respecto a los cuales él debería resultar inmune. Es decir, nos hallamos ante un ejemplar de lo más corriente de lo que los americanos denominan “hack”, cuya risa guarda más relación con la estulticia que con la sorna.